Traducir página con Google

Recurso Mayo 21, 2024

La colaboración con un científico que permitió medir el impacto del calor extremo en trabajadores urbanos

País:

Autor(a):
A woman carries a food delivery backpack in the heat
Español

El Surtidor, un medio de comunicación independiente de Paraguay, documentará las experiencias...

author #1 image author #2 image
Varios Autores
SECTIONS

Delivery de plataforma se traslada sobre la avenida Eusebio Ayala cerca del mediodía. Los repartidores dicen que entre el mediodía y 3 a 4 de la tarde sufren más el calor. Reportan fatiga, sudoración excesiva, dolores de cabeza y mareos, síntomas de estrés térmico. También han registrado desvanecimientos en la vía pública. Imagen de Sandino Flecha. Paraguay.

El Surtidor ha hecho de la cobertura de la crisis climática una de sus insignias. Para ello, desde hace al menos cinco años, dedicamos recursos y tiempo a la especialización y a la producción de historias que traduzcan este fenómeno complejo y capten la atención de las audiencias para movilizarlas. "El trabajo en riesgo ante un calor que no es normal" es un ejemplo de ello, un reportaje que explora cómo el calor extremo, agravado por el calentamiento global, ya impacta en la salud, la productividad y la seguridad de repartidores, también conocidos como deliverys. Este reportaje combina el uso de tecnología accesible, el trabajo cercano con comunidades de las audiencias, y la colaboración con un científico referente en el área de estudios de calor y trabajo que fue fundamental para el éxito del desarrollo de la investigación. 


Como una organización periodística sin fines de lucro, dependemos de su apoyo para financiar el periodismo que cubre temas poco difundidos en todo el mundo. Done cualquier valor hoy y conviértase en un Campeón del Centro Pulitzer recibiendo beneficios exclusivos.


¿Cómo surge la idea?

Decidimos estudiar los efectos de temperaturas elevadas en trabajadores urbanos por dos motivos. Primero, Paraguay ha sufrido olas de calor más intensas y frecuentes en los últimos años, pero pocos conectan esto con la crisis climática o imaginan cómo se podría agravar en los años venideros a causa de ella. El calor se vive como un rasgo natural del territorio y se llega a confundir con la identidad nacional. Nos pareció valioso abordar este tema porque aterriza cómo el calentamiento global ya altera y empeora condiciones meteorológicas que nos parecen cotidianas. Buscamos desafiar la normalización del calor extremo con información rigurosa y contrastada. Segundo, decidimos que las fuentes de la investigación sean deliverys porque nuestra audiencia es eminentemente urbana y joven, como los repartidores. Inicialmente consideramos explorar la situación de trabajadores del campo, pero descartamos esta opción porque ya hay más investigación sobre su situación de riesgo ante el calor. El acercamiento a otra fuerza laboral sería una contribución novedosa. 

¿Cómo hicimos la investigación?

Revisión de la bibliografía científica

El equipo de periodistas revisó la literatura académica e informes relevantes sobre los efectos del calor extremo en el trabajo. En un documento compartido, cada uno fue añadiendo datos, citas y referencias útiles para el reportaje. Esta fase fue clave porque así pudimos familiarizarnos con conceptos hasta entonces desconocidos para el equipo como estrés térmico por calor (que es cuando el cuerpo pierde capacidad de regular su temperatura). En esta revisión también encontramos proyecciones que nos ayudaron a dimensionar la gravedad del tema, como un informe de OIT que estima la cantidad de puestos de trabajo que se pueden perder en el futuro cercano debido al impacto de las temperaturas extremas en la salud. Por último, la exploración nos permitió conocer de antemano medidas que se pueden adoptar en los espacios laborales para prevenir y mitigar las consecuencias del calor, algo importante para nosotros que buscamos desde el principio incorporar un enfoque de soluciones al reportaje. 

Desarrollo de encuesta y entrevistas a fuentes principales

Un aspecto determinante para la investigación fue convencer a miembros del Sindicato de Trabajadores en Moto y Afines del Paraguay de la importancia del trabajo, porque esto nos permitió contar con ellos para entrevistas, una encuesta y finalmente, para una medición del impacto del calor en sus cuerpos. Nos reunimos con algunos de ellos, les transmitimos cómo sería la investigación, y accedieron a todo lo que les pedimos porque coincidieron en que las altas temperaturas son un problema y que parte de sus demandas a las empresas y al Estado es el acceso a puestos de hidratación y descanso en la ciudad. Ellos vieron en nuestra investigación la posibilidad de contar con información que avale esta demanda. 

En las entrevistas recogimos sus testimonios de cómo viven el calor en sus recorridos, si acceden a agua potable y si reportan enfermedades que asocian a la exposición continua al calor, entre otras cosas. Estas entrevistas nos dieron una buena idea de la dificultad que significa para ellos aventurarse a la ciudad con temperaturas que a veces alcanzan los 40 grados centígrados (con sensaciones térmicas superiores). También de las condiciones precarias en las que desempeñan su trabajo, sin ningún tipo de protección de salud. 

Además de estas entrevistas desarrollamos otras especialistas como médicos que nos dieron precisiones sobre lo que ocurre en el cuerpo bajo los efectos de la exposición continua al calor. También enviamos preguntas a autoridades del Ministerio del Trabajo y a empleadores de deliverys para saber qué medidas se implementan para proteger a trabajadores en estas circunstancias. 

El equipo de El Surti, junto con deliverys (repartidores) que se ofrecieron voluntarios para el estudio, prepara equipos para medir los efectos del calor sobre la salud. Imágenes cortesía de El Surtidor. Paraguay, 2023.
Diseño e implementación de experimento 

Entre la revisión de literatura científica y las entrevistas en profundidad recorrimos territorio conocido como periodistas. Lo novedoso de esta investigación se dio gracias a la generosa apertura del científico Andreas Flouris, quien se interesó en nuestro trabajo desde el primer correo electrónico y que nos orientó en cómo medir el impacto del calor extremo. Flouris, profesor de Fisiología de la Universidad de Thessaly en Grecia, ha hecho varias investigaciones sobre el estrés térmico ocupacional, y él nos sugirió llevar a cabo un experimento con monitores que ayudan a registrar este valor que indica dificultades del cuerpo para regular su propia temperatura. Estos monitores se colocan en el torso y es común que lo usen atletas. Luego de una revisión de distintas opciones, optamos por una marca de monitores y los adquirimos por Internet. Una vez que nos familiarizamos con el manual de funcionamiento de los monitores, hicimos una guía escrita para su aplicación. Esta guía orientó a reporteras y reporteros que se encargaron de convocar a los deliverys, colocarles los monitores corporales y recolectar los datos que arrojaron luego de los recorridos. Esos datos fueron almacenados y organizados en una base que creamos en Airtable. Sin duda, la parte más difícil de la investigación fue ésta, porque aunque parezca sencillo, no lo fue. En el proceso nos encontramos con diversas dificultades, desde la interrupción en la toma de datos de los monitores, sobre todo en los primeros recorridos, hasta la variabilidad climática. Pero sorteamos estas dificultades con varias tomas de datos. 

La segunda parte del experimento consistió en realizar el cálculo de la temperatura del bulbo húmedo, una sugerencia del profesor Andreas Flouris para reforzar los datos recogidos con los monitores. Según científicos, este cálculo es una de las formas más efectivas de predecir riesgo a la salud por calor. Se llega a esa medición con datos meteorológicos, los cuales solicitamos al Servicio Meteorológico mediante un pedido de acceso a información. Con esta información y la de los monitores pudimos contrastar y confirmar de forma preliminar la hipótesis y los testimonios de los deliverys. Flouris fue de mucha ayuda a la hora de interpretar los resultados del experimento y entender las limitaciones del mismo, lo cual quedó debidamente consignado en el reportaje. 


Beatriz González Miers recorre la ciudad en su moto desde hace más de diez años. Forma parte del Sindicato de Trabajadores en Moto y Afines (SINACTRAM), donde tienen como demanda paradas de descanso e hidratación en distintos puntos del Gran Asunción. Imagen de Elisa Marecos Saldívar. Paraguay.

Aprendizajes 

"El calor en riesgo ante un calor que no es normal" nosdeja varios aprendizajes. Primero, que mientras la IA se impone como el nuevo norte de vanguardia en el periodismo, sí se pueden hacer historias con tecnología mucho más accesible e igual innovar en el trabajo. Segundo, la colaboración entre ciencia y periodismo no solo es posible, es más que necesaria nunca. Ejemplos de colaboraciones que van más allá de tener a científicos como fuentes de reportajes ya son numerosos. Los periodistas necesitan de la ciencia para especializarse en la cobertura de temas complejos como la crisis climática, mientras que la comunidad científica se beneficia cuando el periodismo se hace eco de sus hallazgos y de sus metodologías para incidir en la opinión pública. Por último, los periodistas necesitan tiempo y recursos para hacer mejores coberturas. Suena básico, pero en tiempos donde “el contenido es rey”, dar espacio a las redacciones para que desarrollen proyectos periodísticos en profundidad se ha vuelto una rareza. Sin embargo, es lo que más necesitamos.

RELATED INITIATIVES

logo for the Our Work/Environment grant

Initiative

Our Work/Environment

Our Work/Environment

RELATED TOPICS

teal halftone illustration of a construction worker holding a helmet under their arm

Topic

Labor Rights

Labor Rights
yellow halftone illustration of an elephant

Topic

Environment and Climate Change

Environment and Climate Change